El Autosabotaje en el Trabajo

La productividad laboral de las personas no siempre está en un 100% de su capacidad, es muy normal tener un mal día en el trabajo y sentir que las tareas son interminables. Pero esto también podría ser un síntoma muy claro del autosabotaje laboral.

 

A veces, existen momentos en que nosotros somos nuestro peor enemigo, y con el autosabotaje profesional sucede exactamente esto. Existen algunos hábitos y actitudes que influyen en que ocurra el autosabotaje, las cuales debemos de eliminar para superar problemas y mantener una mente positiva.

 

Para poder eliminar los hábitos que producen autosabotaje profesional primero debemos entender que significa este término. El autosabotaje en el trabajo se trata en pocas palabras de una carga que nos imponemos nosotros mismos. Esto puede deberse a distintos factores externos que, combinados con nuestra propia personalidad, provocan que se pierda el interés en el trabajo.

 

Perder el interés en el trabajo genera una gran serie de problemas, entre estos están: ofrecer un servicio de poca calidad, no realizar tareas, descuidar protocolos de seguridad, entre otros. No solo nos afectamos a nosotros mismos, sino que incluso podríamos estar afectando a nuestros compañeros de trabajo, y por supuesto afectando directamente al rendimiento de la empresa.

 

Pero, ¿qué hace que caigamos en el autosabotaje profesional?

 

  1. Procrastinar.

 

Es muy fácil entrar en el autosabotaje profesional, ya que habitualmente se logra al dejar las cosas o las tareas de lado, dejándolas para último minuto, lo cual conocemos como procrastinar. Si dejamos que las tareas se acumulen, llegará un punto en que la ansiedad nos va a agobiar debido a que no lograremos cumplir los objetivos en las fechas estipuladas.

 

Es por esta razón que la buena organización es muy importante para poder realizar las tareas de forma satisfactoria y a tiempo.

 

  1. No priorizar lo importante.

 

En este caso, usamos valioso tiempo en tareas que no lo requieren, dejando lo importante de lado. La mala priorización de actividades pendientes puede potenciar el autosabotaje si dedicamos más tiempo a tareas sencillas que podemos realizar en cualquier momento, dejando a las más difíciles para cuando ya no hay tiempo. 

 

La mejor solución a esto es priorizar lo que solo tú puedas resolver, evitando así que se acumule el trabajo.

 

  1. Tener metas imposibles.

 

Trazar metas es importante para cumplir con los objetivos laborales, pero es aún más importante que estas sean realistas para poderlas cumplir. Es importante conocer nuestros límites y capacidades, ya que no hay que malgastar tiempo a algo que no se puede resolver por uno mismo. 

 

Dándonos cuenta de que no podemos solucionar algo nos ayudará a centrar esfuerzos en lo que sí podemos cambiar y solucionar, haciéndolos más eficientes y prácticos a la hora de realizar tareas.

 

  1. Falta de motivación. 

 

Realmente, la motivación puede llevarnos a superar muchos obstáculos, por lo que la falta de la misma puede influir en que no logremos realizar o terminar tareas en el trabajo. La motivación de un trabajador está influenciada por muchos factores, aquí incluso interviene lo que sería el Employee Experience o cómo percibes el trato de tu empresa hacia ti. Esto es importante ya que si te sientes cómodo en donde trabajas es más probable que estés motivado a hacer tu trabajo bien.

 

Es importante estar al tanto de nuestra propia felicidad, incluyendo en el área laboral, por lo que si el trabajo que estamos realizando no nos da felicidad o no nos sentimos a gusto trabajando para una empresa, la más recomendable es cambiar de trabajo.

 

Entonces, ¿qué debemos evitar para no caer en el autosabotaje profesional?

 

  1. Malos hábitos.

 

Tener una rutina saludable es importante para cumplir con nuestras metas diarias en el trabajo. Es necesario eliminar o corregir hábitos que no estén contribuyendo a tener una buena productividad en el trabajo como el dormir en horarios no recomendables. Mejorando nuestra rutina mejoramos nuestra salud en general, lo cual nos hará evitar el autosabotaje profesional.

 

  1. Baja autoestima.

 

La autoestima influye directamente en la motivación, esto incluye al ámbito laboral, en el cual tener una buena motivación facilita el buen desempeño en el trabajo. En este caso, es recomendable buscar herramientas que mejoren nuestra percepción de nosotros mismos, con el fin de valorarnos como merecemos. La autoestima está directamente relacionado con la calidad del trabajo, por lo que aumentando y aumentando la motivación laboral podremos aumentar también nuestra productividad en el trabajo.

 

  1. Actitud pasiva.

 

Es importante desarrollar una actitud de liderazgo y ser proactivos en el trabajo para buscar las mejores soluciones a los problemas y cumplir con nuestras obligaciones de la mejor manera. tener una actitud pasiva y esperar por el apoyo de nuestros compañeros en todo momento puede impedir una buena evolución profesional.

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
Servicio Medicos Empresariales de Queretaro

Servicio Medicos Empresariales de Queretaro